Canadá abre los brazos a joven saudí temía por su vida

En esta foto de Carlos Osorio de la agencia britanica Reuters se observa a la ministra del Exterior Chrystia Freeland cuando recibia en el aeropuerto de Toronto a Rahaf Mohammed al Qunun

TORONTO, Canadá -  Esta nación acogió a una joven de 18 años que temía por su vida si era deportada a Arabia Saudita. Desde el sábado 12 de en enero (2019), la muchacha está en una pas que ha informado que para los próximos tres años espera otorgar residencia a un millón de inmigrantes.

Rahaf Mohammed al-Qunun, cuya situación se hizo viral en las redes sociales, fue recibida en este país de América del Norte, por la Christia Freeland, ministra del Exterior.

Los diarios destacan aquí como la muchacha mostraba una amplia sonrisa cuando salía del aeropuerto.

Alqunun, quien lucía una gorra del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y encima una sudadera con capucha, había estado pasando por una situación dramática al huir de su familia hacia Tailandia. Había estado visitando Kuwait. Se recuerda que en Bangkok se encerró en un hotel del aeropuerto para evitar la deportación y tuiteaba sobre su situación.

El viernes, el primer ministro Justin Trudeau anunció que Canadá aceptaba a Alqunun como refugiada. Su situación atrajo los reflectores a la lucha de los derechos de las mujeres en Arabia Saudí, donde varias de ellas que huyen del maltrato de sus familias han fracasado en los últimos años en su intento por asilarse en el exterior y son regresadas a su país, resalta la prensa canadiense.